domingo, 19 de junio de 2011

Sistema de lubricación

Objetivos :
  • Conocer los principales daños en el sistema de lubricacion.
  • Conocer las causas por la cuales se dan los daños
  • Evitar tener dichos daños en nuestros automoviles
Marco Teorico:
Daños al motor por mal funcionamiento en el sistema de lubricación













La lubricación forma parte fundamental de las operaciones del mantenimiento preventivo que se debe realizar al vehículo para evitar que el motor sufra desgaste prematuro o daños por utilizar aceite contaminado o que ha perdido sus propiedades.




Un lubricante automotriz que no cumple con las recomendaciones del fabricante o que ya está degradado genera:
• Desgaste prematuro de partes internas del motor: cigüeñal, pistones, metales, árbol de levas, etc.
• Mayor emisión de contaminantes, lo que afecta al convertidor catalítico.
• Carbonización en la cámara de combustión, lo que provoca la pre-ignición.
• Evaporación del propio producto.

Función
Al dar marcha al motor, suben y bajan los pistones realizando sus ciclos en un orden predeterminado, varias veces por minuto. Lo idóneo es que la mayor parte de la potencia del motor se emplee en mover al cigüeñal y no en desplazar sus propios componentes. Así, para tener mayor eficiencia y evitar el desgaste provocado por la fricción generada entre el pistón y el cilindro, como en el resto de los componentes metálicos del motor, se debe emplear aceite como sustancia lubricante.

El sistema de lubricación asegura que cada pieza móvil en la máquina obtenga el aceite necesario para que se pueda desplazar con facilidad.

En ese sentido, las dos principales piezas que requieren aceite son los pistones (para que se puedan deslizar con facilidad dentro de los cilindros) y cualquier soporte que le permita al cigüeñal y al árbol de levas girar libremente.

En la mayoría de los automóviles, se succiona aceite del cárter por la bomba de aceite, se pasa por un filtro para remover impurezas y después se riega a alta presión a las uniones y a las paredes de los cilindros. El aceite se escurre de nuevo hacia el cárter, donde se recolecta de nuevo para repetir el ciclo infinitamente.

Además, este sistema reduce la fricción entre las partes giratorias y deslizantes del motor, a la vez que ayuda a enfriar y limpiar dichas partes debido a la circulación de aceite. A continuación se presentan las acciones que pueden dañar al motor por el sistema de lubricación.


Acciones que pueden dañar al motor por el sistema de lubricación:

1. No revisar el nivel de aceite (alto o bajo nivel de aceite)
Cuando la bomba de aceite funciona, manda una señal al tablero de instrumentos e informa si existe una presión correcta, alta o baja. Cuando la presión o el volumen están bajos, no se puede garantizar que el lubricante llegue a los lugares más recónditos del motor, además, la baja presión provoca daños irreversibles a los árboles de levas, válvulas, pistones, bielas y principalmente a los cojinetes de biela, bancada y cigüeñal.


2. Sobre revolucionar el vehículo (en frío)
El motor no se debe sobre revolucionar (acelerón) después de arrancarlo ya que en esos primeros instantes, la lubricación del motor es crítica, y por la baja temperatura del aceite está mucho más viscoso, es decir, tarda más en llegar a los puntos más alejados del motor, por lo tanto su capacidad de proteger dichas partes es poca y seguramente habrán daños irreparables en los cojinetes de biela y bancada, pistones, entre otros.

La mejor manera de calentar el vehículo es manejándolo. Sólo se necesita permitir que el vehículo esté encendido durante 30 segundos antes de empezar el recorrido. Hacerlo por más tiempo simplemente desperdicia combustible e incrementa las emisiones contaminantes.

Aunado a ello, el manejo agresivo (alta velocidad, aceleración rápida y detención brusca) daña las partes internas del motor y desperdicia combustible.

3. No cambiar ó utilizar lubricante de baja calidad
El aceite, inevitablemente, se deteriora con el uso. Una de las razones es la presencia de los contaminantes, como por ejemplo el combustible no quemado, productos de combustión, o suciedad introducida con el aire de admisión. Estos “agresores” pasan a través de los aros del pistón al cárter en cantidades mínimas por ciclo, pero deben ser combatidos por los aditivos del aceite, ya sea a través de una neutralización química, o evitando que se aglomeren para que no puedan causar daños en el motor. Esto va consumiendo los aditivos.

Otros contaminantes son los metales provenientes del desgaste, suciedad de reparaciones o cambios de aceite, agua, etc. El lubricante lo único que puede hacer en estos casos es mantenerlos en suspensión en un tamaño mínimo para que circulen por el filtro y los conductos, pero no puede eliminarlos. Dichos contaminantes salen del motor solamente en el cambio de aceite.

Otra forma de deterioro del lubricante es la oxidación en sí. Toda sustancia que deba trabajar a alta temperatura y en contacto con el aire sufre este proceso. En el motor, el aceite es batido constantemente, con lo que la oxidación es muy grave. Los lubricantes de más alta calidad soportan por más tiempo de uso estas condiciones al tener aditivos antioxidantes, pero no se puede prolongar en forma indefinida su uso.

El proceso de oxidación del aceite es producido por el combustible proveniente de una combustión incompleta que genera en el cárter del motor reacciones químicas complejas. El engrosamiento del lubricante es evidente a los pocos kilómetros de uso. Debemos destacar que el combustible al principio licúa al aceite, pero luego contribuye en mayor medida al incremento en su densidad.

4. Tener fugas de aceite (retenes en mal estado, cárter perforado)
La ausencia total de lubricación (aceite) en el sistema, conduce al daño del cojinete, provocando la destrucción total de la pieza, como se puede observar en la fotografía.

No obstante, es más frecuente el fallo por lubricación insuficiente, en el que la cantidad de lubricante que llega al sistema eje-cojinete, no permite mantener la película de aceite y se produce el contacto entre las dos piezas. El funcionamiento prolongado en esas condiciones también produce la destrucción total del conjunto.

El daño en un retén del motor, provoca el escape del aceite por ese extremo. La pista de los cojinetes, próxima al retén presentará daños; debido a la rotura de la película lubricante por pérdida de presión de aceite (ralladuras), signo de una lubricación insuficiente como se muestra en la imagen.

Recomendación: vigilar posibles pérdidas de aceite por los retenes y sustituirlos en caso necesario.

5. Uso excesivo de aditivos
Los aceites contienen los aditivos que exigen los fabricantes de automóviles para que los lubricantes se comporten de acuerdo a sus requerimientos. Por ejemplo: evitar la formación de carbones y lodos, minimizar el desgaste, no formar espumas, favorecer el arranque en frío y prolongar su tiempo de uso.

El comportamiento del aceite es controlado en pruebas muy estrictas, de larga duración, realizadas en motores estandarizados, controlados especialmente. En ellos se simula toda la vida del motor, en condiciones exageradamente severas de uso.

Además, agregando más aditivos que los requeridos por los lubricantes, no se logra un mejor rendimiento, ya que las mezclas que se obtienen no son homogéneas, ni equilibradas, por lo que se pueden generar efectos negativos. El lubricante se espesa demasiado, deja de fluir correctamente y la función de lubricar y refrigerar de un aceite no se cumple adecuadamente.

También hay que tener en cuenta qué tipo de aditivos se le agregan ya que algunos de ellos producen desgastes excesivos en el motor.

Mientras mayor calidad tenga el aceite, éste minimizará más los daños y consecuencias.

Es necesario saber que el aceite por sí solo no puede garantizar buenos resultados, deben existir varios factores para alcanzar los resultados esperados:

a) Piezas genuinas
b) Aceite de alta calidad
c) Un adecuado mantenimiento

 Analisis y propuesta: 
  • Se analizo como se daña el motor por causa del sistema de lubricacion
Recomendaciones:
  1. Revisar cada 1000 Km el nivel y las condiciones del aceite del motor
  2. No se recomienda mezclar marcas de aceites y menos cambiar a una marca de baja calidad
  3. Cuando se detecte una fuga se debe acudir de inmediato con el mecánico
Bibliografia:
http://www.e-auto.com.mx/manual_detalle.php?manual_id=195&tipo=S

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada